Fe Ilimitada

Es Necesario que Jesús Entre a tu Casa

Según historiadores, el nombre Zaqueo significa Puro el cual podemos ver de que era Judío. Debemos entender de qué Zaqueo se describe como una persona importante y rica por la razón que era recaudador de impuestos. Cuando Zaqueo se dio cuente que Jesús estaba en la ciudad le entro curiosidad para verlo. Pero por razones de estatura no lo podía ver. Aquí vienen unos pensamientos el cual Zaqueo tenía tanta curiosidad para ver a Jesús. 

  1. Zaqueo no era aceptado por los habitantes por ser un pecador, cobrador y entre más, quizás le entro curiosidad para hacer alianza y relacionarse con él.
  2. Zaqueo, viendo la multitud quiso seguirla.
  3. Zaqueo, siendo rico no tuvo contentamiento en su profesión por las murmuraciones y quizás necesitaba unas palabras de motivación.
  4. Zaqueo, entendió la necesidad de ver quién es este Jesús admirado por muchos.

A veces miramos a personas en nuestro alrededor, observamos y murmuramos de ellos diciendo “jamás encontraran salvación.” El Salmista David en uno de sus Salmos confiesa lo siguiente:Salmo 3:1-3 !!Oh Jehová, cuánto se han multiplicado mis adversarios!! Muchos son los que se levantan contra mí. 2 Muchos son los que dicen de mí: No hay para él salvación en Dios. Selah 3 Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza.
A veces en nuestras familias existen personas en donde se resisten al poder del Espíritu Santo y el amor de Dios por medio de Jesucristo para poder transformar sus vidas. En nuestras familias podemos ver la discordia y la división por la razón que no está Cristo en nuestras casas. Es cierto que la Biblia nos aclara que no debemos “unirnos en yugo desigual” pero siempre queremos ver a nuestros seres queridos a los pies del Señor. 
“Zaqueo, date prisa y desciende, porque hoy debo quedarme en tu casa”
Cuantas veces quisiéramos que Jesús se quede en nuestras casas y solucione nuestros problemas. Pero la pregunta es: ¿Estamos listos para dejar nuestro ego que nos domine?
Vemos varias veces como el ego, el resentimiento, la gritería y el caos domina en nuestros hogares. Nuestras suegras, nuestros amigos se meten en las vidas privadas de nuestros hogares rindiendo los problemas a sus consejos malignos y no los consejos de la palabra de Dios.Como siervos del Señor debemos cortar toda negatividad que rodea la familia y aceptar el desafío de buscar a Dios en oración, en unidad juntos en familia. Las familias deben servir a Dios con alegría y desarrollar sus ministerios dentro de la casa de Dios.
Josué 24:15- Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

A %d blogueros les gusta esto: